Blogia
La locomotora del oeste

Jacinto Elías, aquel vendedor ambulante

“Llevaba una valijita con ropa, peines, jabones, talco y algunas cosas que fabricaba mi abuela”, recuerda su nieta, Marta Elías.

 

Por José Yapor

 

   Jacinto Elías fue un inmigrante de origen libanés, que muchos vecinos recuerdan por su actividad  como vendedor ambulante en las calles de la sección tercera y el barrio sur.

   El canillita Jorge Genta, con esa oratoria encendida que lo caracterizaba, lo recordaba como “un hombre delgado, alto –de un metro ochenta-, de una gran ternura, que siempre calzaba alpargatas y caminaba por las calles ofreciendo cintas, hilos, dedales, elásticos y todo lo que necesitaba el ama de casa para los remiendos”.

   Sobre su llegada al país, su nieta, Marta Elías, comenta: “En el Líbano había guerra. Mi abuelo y su hermano tenían la edad para el servicio militar. Entonces, mis bisabuelos los embarcan para la Argentina. Acá tenían una conexión con los Aré, de Casa La Central. Mi abuelo tenía mucho miedo, porque de chico había visto otras guerras. Entonces, sube el hermano y cuando le preguntan cómo es el apellido dice ‘Hachem’. El verdadero apellido era ese. Mi abuelo, por miedo a hacer el servicio, dio el apellido de su madre y les dijo ‘Elías’. Y así lo anotaron como Jacinto Elías. Cuando llegaron a la Argentina, no quiso que le cambiaran el apellido que figuraba en el pasaporte, por miedo a que lo llamaran para la guerra. Los años pasaron y siguió con el apellido Elías. Cuando hicieron sus documentos argentinos, los dos hermanos quedaron con apellidos diferentes. Siempre decían que si hubieran tenido alguna herencia de los Hachem, a mi abuelo no le tocaría nada”.

   “Acá conoció a mi abuela, de apellido Giaccone, y se casan –relata Marta-. Ella era muy joven. Vivían en la calle Brandsen 440, en el Barrio del Pito. Mi abuelo criaba gallinas y salía con una canasta a vender pollos, gallinas y huevos. Cuando iba al campo en una jardinera, daba toda la vuelta por las quintas y volvía al mes. Llevaba una valijita con ropa, peines, jabones, talco y algunas cosas que fabricaba mi abuela. Mi abuela cosía calzoncillos y bombachas de campo para la Tienda La Princesita, de la familia Salomón”, explica.

   Y la familia creció: “Primero nace mi tío, Luis, y luego mi papá, Adolfo. A mi abuela la trajeron de Sicilia, junto con sus siete hermanos. Mi abuela se jubiló como costurera y mi abuelo dejó la jardinera, pero siguió vendiendo con las valijas. Andaba con su valija y un bolso grande. Recorría todas las quintas a pie. La otra vez una señora me dice: ‘Me acuerdo del Turco Elías, que andaba vendiendo ropa’. Era alto, de bigotes y morocho. Mi tío era morocho como él y mi papá, rubio y de ojos celestes, igual que mi abuela”, describe.

   Cuenta que “mi abuelo iba a visitarnos desde su casa de la calle Brandsen hasta cerca de la cancha de Gimnasia, a pie. Tenía locura con mi hijo, Gabriel, porque le hacía recordar a mi papá, por sus ojos. Decía: ‘Este es turco, turco’. Gabriel tomaba la comunión en el ’82 y yo le dije: ‘Mirá que el domingo tenés que venir, porque Gabriel toma la comunión’. Me dice: ‘Sí, Negrita, yo voy a venir desde la mañana’. El martes, en la esquina de la Clínica del Carmen, un auto lo llevó por delante y murió. Tenía ochenta y nueve años”, precisa.

   “Mi mamá vivía en la calle Coronel Suárez cuando se pone de novio con mi papá –continúa-. Cuando se casan, se van a vivir a la calle Rossetti, junto con mi abuela y mi tío, Felipe Juárez, hermano de mi mamá. Un día,  mi abuelo fue a visitarlos y ve que salía don Jorge Yapor en un charré. Entonces, lo mira y dice: ‘Ese es baisano mío’. Mi papá le dice ‘no sé’. Mi abuelo lo llama y empezaron a hablar en el idioma de ellos. Como hablaban fuerte, la gente que pasaba creía que estaban peleando y al rato, cuando se acordaban de algo, largaban la carcajada. De ahí en adelante, pasaron tardes enteras conversando”, concluye Marta Elías.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Maria Florencia -

Hola mi nombre es Florencia y estoy ayudando a que mi mamá pueda encontrar a su mamá biologica, ya que ella fue dada en adopción. Les trasmito el mensaje, ojala podamos encontrarla.

Naci en el mes de Noviembre de 1957 en Chivilcoy. Los unicos datos que tengo de mi madre biologica, es que tenia una hermana (ambas de jovenes eran conocidas de Rene Fontana), que era muy joven y estuvo al cuidado de monjitas durante el embarazo. El parto fue atendido por el Dr. Fahe (ya fallecido) y pudo ser en el Hospital Municipal de Chivilcoy o en su Clinica Particular. Es posible que le hayan dicho que el bebe fallecio, o que era varon. Pero no, soy mujer y estoy por cumplir 57 años. Muchas Gracias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres